domingo, 16 de septiembre de 2012

Masía "Las Vaquerizas"

El 1999 se cometió un terrible crimen en la Masía conocida como “Las Vaquerizas”, en la localidad alicantina de Benifallim. 





Los agentes forestales alertados por el fuego acudieron a la casa donde se encontraron con un triple crimen. Se trataba de Elvira Monllor, la dueña de la propiedad, Francisco Miró, su tío, y Rigoberto Luis Esteve, un empleado de la finca.

Tras las investigaciones policiales, la guardia civil centró su atención en Francisco Gómez Simón, un joven residente en Alcoy que trabajaba en la masía. Tras interrogarlo el joven se autoinculpó y relató los fatídicos hechos ocurridos.

El 20 de agosto, Francisco Gómez Simón se dirigía a las Vaquerizas y ya dentro de la finca le entraron ganas de orinar, así que sin dudarlo lo hizo. Elvira Monllor, que se encontraba en ese momento cerca,  se percató y comenzaron a discutir. Francisco cogió un rastrillo y la golpeó en la cabeza hasta dejarla sin vida.
Rigoberto alertado por los gritos de Elvira acudió a su auxilio y también fue atacado por Francisco, golpeándole con el rastrillo en la cabeza.
Mientras arrastraba los cuerpos sin vida y maniatados para esconderlos en las cuadras fue sorprendido por Francisco Miró, tio de Elvira, que acudía cada día a ver a su sobrina. Este hombre de 75 años de edad fue su tercera y última víctima.

Se dice que en algún lugar de la masía había 400 millones de las antiguas pesetas pero nunca han sido hallados.

Tras la confesión de Francisco Gómez Simón, el juez ordenó su ingreso en la prisión de Foncalent a la espera de juicio. Pocos días después Francisco cambió su declaración y dijo que fue presionado por la policía y que era inocente.


 
Francisco Gómez Simón en el banquillo de los acusados


Según la legislación vigente, un acusado no puede permanecer en prisión más de cuatro años sin que se celebre su juicio, por lo que el 26 de marzo de 2003 se cumplió el periodo máximo de prisión preventiva y Francisco y fue excarcelado.


 


El escándalo estalló en España. La opinión pública se preguntaba cómo era posible que una persona sobre la que recaían tan graves acusaciones quedara libre. El Consejo General del Poder Judicial abrió expedientes disciplinarios a la jueza instructora del caso y a dos fiscales.



Finalmente, a comienzos de 2004 Francisco Gómez Simón se sentó ante un juez. El 05 de Marzo de 2004 el jurado llegó a una conclusión, Francisco era declarado culpable de la muerte por homicidio de Elvira Monllor y Francisco Miró. Finalmente, El 16 de Marzo ingresó en prisión.


En cuanto a la muerte de Rigoberto Luis Esteve se consideró asesinato, puesto que fue un ataque “repentino y sorpresivo”  con “alevosía”.
Respecto al incendio en la finca, fue declarado inocente.
El 15 de Marzo se hacía pública la sentencia, 24 años de prisión y una indemnización de 378.000 € a distribuir entre las familias de las tres victimas.


24 de Marzo de 2009











1 comentario:

xmen4728 dijo...

Este ya no esta preso,a día de hoy se pasea por las calles de Alcoy,eso si con una pierna menos,debido a una amputación que sufriría,vive cerca de mi casa,lo recuerdo como un tío raro,de esos que les faltan dos hervidos,bueno,a este tres......y bueno, de los veinticuatro años que le condenaron habrá cumplido 12 o 13......menudo mongolo.....